Saltear al contenido principal
Descubre nuestra cocina / Reservas: 971.84.02.96
Quienes somos

José Antonio Carril, nacido en Avilés (Asturias), donde trabajó durante 13 años en uno de los mejores restaurantes del Principado de Asturias, donde fue ascendiendo hasta convertirse en uno de los jefes de cocina. Por circunstancias personales, viajó a la isla donde quedó enamorado de ella y decidió venirse a vivir y trabajar en ella. Tras varios años estuvo trabajando en un hotel de Alcudia, otra vez las circunstancias de la vida lo traen al levante de la isla, donde formó tándem con Sebastià.

Sebastià Bonet, nacido en Porto Cristo, hijo del cocinero Sebastián Bonet Brunet, de quien le viene la pasión por la cocina y de quien aprendió el amor por el oficio y por la gastronomía tradicional. Titulado en cocina por la “Escola d’Hoteleria de les Illes Balears” en 1997, donde aprendió las bases de la cocina, y desde entonces no ha parado de poner en práctica en los restaurantes locales en los que ha trabajado. Estos últimos meses ha formado tándem con José.

La buena convivencia en la cocina, les animó a abrir La Mandrágora.

¿Qué mejor que poder disfrutar de una cocina  «como en casa» en Cala Bona?

Bienvenido al restaurante La Mandràgora, un lugar donde disfrutarás de la cocina mallorquina y asturiana con base en sus raíces.

Lo que pretendemos, desde nuestra modestia, es ofrecer al cliente una oferta culinaria con tendencia a desaparecer, mimando las cocciones en nuestra cocina, perfilando los sabores de cada plato, hacer que el comensal sienta el placer de comer, y no solo de hacer la foto de un plato.

Queremos que nuestra cocina se distinga por los sabores tradicionales de la cocina mallorquina y asturiana de siempre.

Sopas mallorquinas, arroz brut, fabada asturiana, lomo con col, pitu caleya, calamares rellenos, rollo de bonito, fixuelos, gató con helado de almendra, y un largo etcétera, son algunas de las especialidades de La Mandràgora. Podrá degustar todos estos platos, cocinados a fuego lento y con mucho amor, que preparaban nuestras madres y abuelas, y que el ritmo de vida que nos impone la sociedad actual no nos permite disponer del tiempo para elaborarlos.

En nuestro local disponemos de una zona de barra y bar, un comedor más íntimo donde queremos que los clientes se sientan como en casa y una amplia terraza donde poder comer al aire libre. Esto lo convierte en un lugar adecuado para todo tipo de encuentros, más íntimos o de grandes grupos.